Alternativa a Google Fotos propia con un NAS

El día 11 de noviembre de 2020 Google anunció que, a partir de junio de 2021, su servicio Google Fotos dejaría de tener la opción de subir fotos gratis de forma ilimitada.

La noticia pronto recorrió todo internet creando un gran revuelo, no es algo que a día de hoy nos debería sorprendernos de Google, se está convirtiendo en una gran experta en cerrar servicio de la “noche a la mañana“, como por ejemplo hizo con Google Reader o como éste que después de años de ser gratuito, en concreto 5, lo pasa a una modalidad de pago para quién sobrepase los 15GB de almacenamiento, cantidad a contar en todos los sus servicios.

Hace tiempo que dejé de usar estos servicios “gratis” por varios motivos:

  • No tener el control de los datos
  • Evitar perder la información en caso de un cierre no anunciado
  • Privacidad, las empresas dan servicios gratis para obtener información y poder usarla en su beneficio, ya sea para venderla a terceros, perfilado del usuarios y mostrar publicidad selectiva y específica a cada usuario.

En concreto para Google Fotos tiene otro pequeño pero, las imágenes subidas son comprimidas con la consiguiente perdida de calidad, hay que indicar que parece que es despreciable y para un usuario normal no debería se un problema.

Si estás buscando una alternativa, una muy buena opción es usar un NAS propio y usar los servicios en la nube para hacer backup y para cumplir con la regla 3 2 1 de los backups.

Un NAS se puede montar en un equipo antiguo, instalando FreeNAS / TrueNAS o OwnCloud entre otros, incluso con una simple Raspberry Pi

Si no quiere perder el tiempo en montarlo otra opción es adquirir un NAS las dos empresas mas conocidas para NAS personales son QNAP y Synology.

En caso de decantarse por la opción de un NAS privado, es recomendable que al menos tenga 2 bahías y montar los discos un RAID 1 o espejo.

Algunas opciones de las marcas indicadas son:

NAS de dos bahías sin disco duros

Discos duros para NAS

A nivel de disco duros, es recomendable discos duros preparados para NAS, sobre todo porque estarán encendidos durante bastantes horas al día o incluso estarán sin apagarse durante las 24 horas del día.

La capacidad dependerá de cada uno, pero un mínimo de 2TB o 4TB